¡Súmate a la declaración de Bratislava!